Un habito muy saludable: LA LECTURA

En los tiempos que corren, cada vez se le da menos importancia a la lectura. Siempre se nos ha dicho que leer era muy importante, sobre todo en edades como la infancia y la vejez, en la primera para despertar nuevas capacidades de atención y comprensión, y en la segunda para mantener despierta la mente. Sin embargo, cada vez más, en nuestras familias, el medio que más importancia adquiere, por lo menos en cuanto a horas utilizadas, es la televisión.
Existen muchas razones por las cuales la lectura debería tener un peso específico en nuestras vidas, y no solo en jóvenes y ancianos, sino en toda nuestra vida adulta también.

La primera y más importante, es que en muchos estudios queda reflejado el patente beneficio profesional de las personas lectoras, como puede observarse en el siguiente ejemplo:
En la Oxford University se realizó un estudió a más de 20.000 estudiantes de 16 años, donde se les preguntaba qué actividad extraescolar realizaban (por gusto). Unos años después, a los 33, se entrevistó de nuevo a todas las personas antes encuestadas sobre su puesto laboral en el presente. Los resultados fueron aplastantes y dan mucho que pensar, en las mujeres lectoras, el 39% habían alcanzado un puesto gerencial, mientras que en las no lectoras, solo un 25%. En los hombres, como en todos los países, con más posibilidades de alcanzar esos puestos, el 58% de los lectores, poseían dichos puestos, mientras que el 48 por ciento de los no lectores habían podido obtenerlos. Como conclusión fácil de extraer, podemos decir que la lectura en edades tempranas y estudiantiles es el predictor más efectivo de éxito profesional.

Share