<!--:es-->Tráfico Municipal<!--:-->

Tráfico Municipal

Las Buenas Conciencias

Tráfico Municipal

Adolfo Flores Fragosos
lasbuenasconciencias@yahoo.com.mx

Hay tardes de viernes que me reconozco un purista.
Por esta razón diferencio las palabras tránsito y tráfico.
La palabra tránsito (y así me lo enseñaron hace 40 años) refiere a la circulación por medio de un vehículo.
Tráfico alude a la utilización abusiva e ilegal de personas u objetos.
Contra lo que dicen cotidianamente nuestros sesudos presentadores de la radio y la televisión, los que transitan son los vehículos y las bicicletas por las calles; el tráfico es de niños secuestrados, drogas, animales en peligro de extinción, aparatos marca pato y chiles poblanos de procedencia china.
El breviario anterior sólo es un preámbulo tal vez innecesario a un comentario que me interesa —este sí— que sea leído atentamente por Usted: denuncio un tráfico municipal de multas por el rumbo del viejo camino a Amozoc.
Platico: circulando por la 14 Oriente, a la altura de la Garita de Amozoc —actual bulevar Vicente Suárez— puede buscar discretamente agazapados a elementos de Tránsito Municipal.
¿Su objetivo? Denunciar a cuanto vehículo “sospechoso” se les ocurra, incluyendo microbuses que tardaron 3 segundos en cerrar las puertas después de subir pasajeros o autos particulares con llanta baja de aire. Hecha su alcohólica “observación” —hay que oler su aliento—, llaman por radio o celular a elementos instalados en el siguiente semáforo —delante de la gasolinería—.
“¡Deténgase!”, ordenan.
E inventan la supuesta infracción.
“Es un operativo ordenado por la autoridá del alcalde Eduardo… hic… Rivera…”, insisten con el estufazo característico.
Tanto el conductor particular como el chofer comercial o de transporte público tratan de aclarar la falsa acusación.
No son escuchados: es la palabra de la autoridá contra la del perjudicado, y la infracción es levantada con una extraña clave escrita que, al momento de ser saldada, resulta que corresponde a “insultos y resistencia a la autoridad”.
El elemento de Tránsito Municipal ha cumplido con su papel de Traficante Municipal.
Dejo constancia.

*

Tengo frente a mí también denuncias de lo que está sucediendo en la llamada revista vehicular del transporte público estatal.
La diferencia es que mientras que hay chavos universitarios quienes son sobornados con apenas 200 pesos, los “coyotes” protegidos por “funcionarios” de la Secretaría de Transportes cobran el “combo” a mil 500 pesos.
Lo bueno es que el secretario Bernardo Huerta ya está armando expedientes contra esos rateritos de siempre…

*

Y es que antes de dejar pasar el tiempo e investigar, perseguir y encarcelar a los “vendeespejitos” pasado un sexenio, habría que apañarlos antes. Hoy mismo, pues.
¿Cómo está eso de vender un simple ventilador a precio de un monitor para ventilador pediátrico a 288 mil 706 pesos?
No lo escribo yo: un auditor no supo qué hacer cuando vio esta propuesta de venta al actual gobierno del estado.
¿La dejará pasar?

*

Cierro con asuntos más agradables:
—La pianista Lulú Galindo hará una presentación el miércoles 1 de agosto a las 19 horas en el Teatro Principal, dentro del ciclo Con-cierto gusto.
—Y que más de 300 cajas de medicamento para tratar enfermedades gástricas fueron donadas por el Voluntariado de la Secretaría de Finanzas a ancianos de la Casa del Abue.

Share