¿Sabes por qué los sueños de tu bebé en el vientre son importantes?

Tu bebé ya puede soñar, aunque quién sabe qué
podrá pasar por su mente mientras duerme. Según
estudios sobre el desarrollo cerebral del bebé in utero,
en el vientre tu pequeño pasa alrededor del 90% de
su tiempo durmiendo, y al igual que los adultos, tiene
ciclos de tranquilidad y momentos de sueño MOR
(movimientos oculares rápidos). Esta última etapa es el
momento en que todos soñamos, y se caracteriza por
el movimiento de los ojos y actividad cerebral intensa.
Quizá tu pequeño solo sueñe con los sonidos y las luces
que percibe a través de tu panza, pero estas fases de
MOR son vitales para su desarrollo cerebral.

El tamaño y apariencia del cerebro de tu bebé también
cambian al alcanzar las 28 semanas de embarazo. La
masa cerebral, que hasta ahora parecía una superficie
lisa, empieza a definir sus diferentes regiones y a
formar surcos y pliegues, como los que sueles ver en
imágenes de cerebros adultos. También se expande y
se generan billones de neuronas para terminar la etapa
más importante de su formación neurológica.

A partir de esta semana tu bebé puede también
colocarse en la posición de parto, con la cabeza hacia
abajo. Sin embargo, tu pequeño puede continuar
haciendo maromas un par de meses más antes de
acomodarse, así que no te preocupes si decide esperar
hasta el último minuto.

Otros hitos en el desarrollo de tu bebé al alcanzar
las 28 semanas de embarazo:

En los pulmones de tu pequeño empiezan a formarse
las vías sanguíneas y el surfactante, una sustancia
que previene el colapso de las paredes pulmonares al
respirar.
Sus bronquios continúan su desarrollo y subdivisión en
diferentes ramas.
Crecen las pestañas en los párpados de tu pequeño.
Si tienes un bebé varón, sus testículos inician su
descenso.
Crece el cabello de tu bebé, aunque en algunos bebitos
este proceso es más lento.
Sus ojos pueden percibir la luz a través de tu panza.
(te puede interesar: Estimulación prenatal: ¿cómo y
cuándo estimular al bebé? y ¿Cómo enseñar a un bebé
varios idiomas desde el vientre?)
Tu pequeño continúa acumulando grasa, preparándose
para los cambios en la temperatura ambiental después
del nacimiento y como reserva de energía.
Si tienes un embarazo gemelar, el crecimiento de tus
bebés se desacelera en el tercer trimestre (comparado
con bebés en embarazos individuales). Sin embargo, tu
médico monitorea su desarrollo de cerca y tus pequeños
continúan su crecimiento a su propio ritmo.

Share