<!--:es-->Pumas cae 2-1 ante Internacional<!--:-->

Pumas cae 2-1 ante Internacional

Pumas no mostró nada nuevo sobre el terreno de juego. Las imprecisiones en el toque, la disposición erróneamente encaminada y la falta de espíritu se convirtieron en la odiosa constante de los universitarios a lo largo de la primera mitad. Los felinos están en problemas. Pueden perder, empatar o hasta ganar, pero eso no basta para ocultar que a los del Pedregal les urge una reestructuración que erradique las diferencias en el vestidor y que posibilite la planeación de un futuro más optimista.

Internacional, sin luchar mucho hacia el frente, se encontró rápidamente con ocasiones de horadar la meta resguardada por Bernal. En primera instancia, Fernandao se elevó y remató con la testa para quedarse a un paso de romper el cero a cero en el marcador. Más adelante, Ceara se tuvo confianza y ejecutó un tiro libre que tuvo que ser desviado heroicamente por el cancerbero universitario.

El conjunto local corrió a demasiadas revoluciones. Por querer tocar la de gajos con rapidez, la eficiencia se perdió. Las pocas oportunidades frente a la puerta enemiga se dieron, en mayor medida, a través de los disparos de media distancia, especialmente por conducto de la pierna del brasileño Leandro, quien propició que la de gajos cimbrara el poste izquierdo de Clemer.

El rugido salió de lo más profundo, en el instante menos esperado. Un desafortunado despeje de Ceara no pudo ser controlado por el arquero brasileño, éste acabó escupiendo el esférico y permitió que Marioni se diera la mediavuelta y encontrara al “Pareja” López, quien giró el cuello para marcar el tanto de la apertura en el marcador.

SEGUNDO TIEMPO

La victoria fortuita que conseguían los universitarios al concluir la primera mitad, rápidamente se convirtió en una dolorosa pesadilla o, mejor dicho, en una fiel manifestación de lo que son los Pumas en la actualidad.

Internacional tuvo suficiente con algunos despliegues a velocidad para quebrar en dos ocasiones la muralla del cuadro auriazul. Rentería, en la primera pelota que tocó dentro del terreno de juego, marcó el de la igualada a los sesenta y cuatro minutos. Fernandao, a pase del propio Rentería, contuvo el esférico en segundo poste, aguardó la salida de Bernal para puntear el balón y concretar el tanto de la victoria, que de paso sirve para fulminar las ya de por sí raquíticas ilusiones estudiantiles.

Tristemente, los aficionados no encontraron más alternativa que la de inconformarse violentamente desde las tribunas. Los gritos y los señalamientos en contra de jugadores que no despiertan contagiaron de violencia a las gradas, donde se escenificó una trifulca que refleja simple y llanamente la desesperanza de un equipo que pasó de tenerlo todo a dar vergüenza y pena ajena. Miguel España debe analizar seriamente su futuro, no sería raro que, además de estar prácticamente eliminado de la Libertadores, el timonel felino diga adiós a su poco afortunada experiencia como estratega de los Pumas de la UNAM.

Share