Para ganar hay que arriesgar

Se dice que los barcos no son hechos para estar amarrados en puerto seguro. Los barcos se construyen para navegar, para surcar los mares. De la misma manera los seres humanos fuimos creados para hacer grandes cosas y conseguir cualquier cosa que nos propongamos.

Una de las cosas que detiene al ser humano de alcanzar sus metas es precisamente el falso sentimiento de seguridad, el no querer arriesgar por miedo a perder lo poco que se tiene. El dicho que dice: “el que no arriesga no gana” es un dicho que está bien dicho ya que nadie, nunca lograra ganar sin antes arriesgar.

Muchas personas deciden quedarse con cacahuates por no correr el riesgo que implica ir por los diamantes. Así es, a pesar de que el ser humano sabe que cuenta con un potencial ilimitado casi nadie está dispuesto a pagar el precio del éxito. Y como van a querer pagar el precio si para obtener un gramo de Oro es necesario remover al menos ocho toneladas de tierra.

Una de las cosas que más recuerdo es cuando comencé a vender automóviles. Eso fue allá por el año 2001 un mes antes del ataque a las torres gemelas, como te podrás imaginar el negocio se puso muy mal y si a eso le agregamos que yo no contaba con experiencia, peor aún.

Mis amigo me decían que me dejara de eso, que me buscara un trabajo regular ya que me tomo casi un mes para poder vender el primer automóvil. Ese proceso lo puedo comparar con tener que remover las ocho toneladas de tierra para obtener el gramo de Oro.

En ese tiempo me arriesgue a seguir trabajando sin ganar un solo dólar pero sabía que tarde o temprano tendría que empezar a vender y así sucedió. Después de casi un mes vendí mi primer auto y después de eso continúe vendiendo ininterrumpidamente y como consecuencia de ello yo ganaba en ese tiempo en una semana lo que una persona ganaba en un mes trabajando cuarenta horas a la semana.

El riesgo conlleva muchas veces fallar, y es ahí donde los que le dicen a uno que no lo intente vienen a recordarle: “¿vez? Te lo dije” y lo disfrutan porque a esas personas les da gusto verte fallar y se sienten satisfechas al creer que tenían razón y si tu desistes y no vuelves a intentar entonces déjame decirte que les estarás dando la razón a ellos.

Al fracaso siempre lo encontraras antes que al éxito ya que esa es la prueba de fuego que solamente logran sobrepasar los que realmente quieren conseguir las cosas.

Recuerda que fuiste creado para hacer grandes cosas y que al igual que los barcos no fuiste creado para estar en puerto seguro. Desarrolla tu espíritu de aventura y de lucha y empieza hoy mismo a arriesgar, posiblemente falles algunas veces pero después de varios intentos es seguro que triunfaras.

“El fracaso más grande es nunca haberlo intentado”.
Proverbio chino.

Moisés Olivares
www.creandotriunfadores.com

Share