<!--:es-->Nevada afecta actividades previas al Super Bowl XLV<!--:-->

Nevada afecta actividades previas al Super Bowl XLV

Casi paralizada, así es como se encuentra la ciudad de Dallas tras la nevada que cayó en la madrugada de este viernes, en donde se jugará el próximo domingo el Super Bowl XLV, entre Acereros de Pittsburgh y Empacadores de Green Bay.

Ha sido tal la cantidad de nieve que ha caído en esta ciudad y los suburbios cercanos, que se cancelaron clases en todas las escuelas, para evitar que los autobuses escolares circularan y con ello evitar accidentes donde los niños y jóvenes salieran heridos.

Asimismo, en apariciones por la televisión local, autoridades de esta ciudad instan a los habitantes de la misma a que si no tienen un verdadero motivo para salir y circular en sus vehículos, eviten salir de sus casas para prevenir cualquier accidente.

Este contratiempo climatológico también ha afectado en algo las prácticas de los equipos, quienes se han visto en la necesidad de buscar instalaciones techadas para poder llevar a cabo sus entrenamientos, previos al compromiso del domingo venidero.

Finalmente, los servicios metereológicos señalan que para el fin de semana habrá una mejoría en las condiciones climáticas, pues prevén un ascenso en la temperatura que en estos días sin contar el factor de congelación ha caído a 10 grados centígrados bajo cero, pronosticándose cielo nublado con temperaturas máximas de entre los 8 y 10 grados y mínima de un grado centígrado.

Share