<!--:es-->Nauseas Durante El Embarazo.<!--:-->

Nauseas Durante El Embarazo.

Nadie puede predecir cómo te sentirás durante estas primeras semanas del embarazo. Tampoco existe un momento establecido en el que estos síntomas habituales deban comenzar o terminar. Algunas mujeres se sienten realmente agotadas desde el momento de realizar la prueba de embarazo hasta el segundo trimestre, mientras que otras sólo sienten molestias un breve período de tiempo. Igualmente, las náuseas pueden durar poco tiempo y después desaparecer o bien persistir durante muchas semanas.

Nauseas Matinales
Las náuseas matinales son sin duda el efecto secundario más conocido y comentado del comienzo del embarazo, pues hasta el 70 u 80 por ciento de las mujeres embarazadas lo experimentan en un grado u otro. Siempre he considerado que la descripción de este problema es muy deficiente, pues en realidad muchas mujeres no se sienten mal físicamente, pero sienten muchas náuseas. Es más, esta sensación rara vez se limita a las mañanas, ya que puede continuar a lo largo del día o ser sólo un problema vespertino. No obstante, también es normal no sentir ninguna náusea, y si eres una de esas mujeres afortunadas, has nacido con estrella. Te prometo que no tienes por qué pasar por el sufrimiento de vomitar con la puntualidad de un reloj cada día para que tu embarazo llegue a término.

Nadie ha dado aún una respuesta definitiva. Como la mayoría de los problemas médicos sin explicación, las náuseas son probablemente el resultado de una combinación de factores. Una causa que se ha sugerido es el elevado nivel de la hormona gonadotropína corióníca humana (HCG), que está presente durante el primer trimestre y que disminuye alrededor de la semana 13. Esto explicaría por qué las náuseas suelen cesar entre la semana 12 y 15 de embarazo, aunque algunas mujeres siguen padeciéndolas mucho más tiempo.

Otra teoría es la que relaciona las náuseas con unos niveles bajos de azúcar en la sangre, pues esto suele ocurrir a primera hora de la mañana cuando se ha estado muchas horas sin comer, o al final del día cuando te sientes cansada y necesitas descanso y alimento.

Otra explicación posible es que el flujo de progesterona en el embarazo relaja la musculatura lisa del tracto digestivo y disminuye la velocidad del tránsito de los alimentos. Como resultado, el alimento que tomas y los ácidos digestivos que se producen para procesarlo permanecen durante más tiempo en tu estómago. Por ello te sientes mareada y en ocasiones también puede que vomites.

Sea cual sea la causa, sé por experiencia personal lo angustiosas y molestas, por no decir también incómodas, que las náuseas pueden ser mientras duran. Además, a esto hay que añadir tu posible preocupación por no poder retener los alimentos o líquidos que tomas, poniendo quizá a tu bebé en riesgo, pero puedo asegurarte que éste no es el caso. Por pequeña que sea la cantidad de comida o bebida que tomes, tu bebé seleccionará lo mejor para desarrollarse normalmente. Puede que tú te sientas muy mal, pero tu bebé estará bien.

Nauseas Severas
En ocasiones las mujeres vomitan con tanta regularidad y durante tanto tiempo (con esto me refiero a semanas, no a días) que terminan por deshidratarse y debilitarse al no poder retener líquidos ni alimentos de ningún tipo. Por suerte, esta condición, denominada hiperémesis gravídica, sólo sucede en alrededor de 1 de cada 200-500 embarazos. No obstante, si sufres este problema, probablemente deberán hospitalizarte durante un tiempo para ser sometida a una reposición de fluidos, glucosa y minerales por vía intravenosa y así ayudar a que te rehidrates y dejes de sentirte tan débil y enferma. Si precisas hospitalización, probablemente debas tomar medicación para los vómitos (denominada antieméticos) ya sea en cápsulas o por vía intravenosa. Esta medicación no supone ningún peligro para el embarazo y no tendrá ningún efecto dañino en tu bebé. Los médicos se muestran extremadamente prudentes con respecto a lo que recetan a las mujeres embarazadas para combatir las náuseas. Los medicamentos antieméticos que se emplean hoy en día son tremendamente seguros, así que tómalos si te los recetan, pues te ayudarán a superar un período difícil.

Share