<!--:es-->Mujeres, casi 50% del total de la población mundial migrante  
Veintiocho naciones concentran 75 por ciento del total:<!--:-->

Mujeres, casi 50% del total de la población mundial migrante Veintiocho naciones concentran 75 por ciento del total:

Las mujeres, quienes envían mayores recursos a sus naciones. En la imagen, dos jóvenes que fueron capturadas en Nuevo México cuando intentaban ingresar de manera ilegal a Estados Unidos Foto Ap

Cientos de miles son engañadas, secuestradas, violadas y obligadas a laborar en el «submundo de la esclavitud sexual». Otras son trabajadoras domésticas, jornaleras, camareras, profesoras, enfermeras, artistas del espectáculo y obreras. Todas son migrantes y suman en el mundo 95 millones. Representan casi 50 por ciento del total de la población migrante a escala mundial, que en conjunto son ya 191 millones. Son niñas, jóvenes y ancianas. Solteras y casadas. Viudas o divorciadas. Algunas viajan con sus hijos, pero la mayoría los dejan en sus lugares de origen. Lo anterior se destaca en el Informe sobre el Estado de la Población Mundial 2006. Hacia la Esperanza: las Mujeres y la Migración Internacional, del Fondo de Población de la Organización de Naciones Unidas (UNFPA). En éste, que ayer fue presentado en México y hoy será dado a conocer a escala internacional, se señala que «las mujeres están en marcha en todas partes del mundo. Se van impulsadas por las oportunidades, por la venta de sueños, por la violencia, por las bodas arregladas, por los matrimonios abusivos y por las tradiciones patriarcales, y porque en sus países no son nada y no tienen nada». Son víctimas de violaciones, secuestros y robos Van en busca de empleo para «saciar las bocas hambrientas de sus familias -hijos, madres, padres y hermanos-, para vestirlos, educarlos y mejorar sus niveles de vida. Y en su éxodo son asediadas por el peligro: abusadas, robadas, secuestradas, engañadas, violadas y, a veces, pagan con sus vidas», apunta el documento. Arie Hoekman, representante del UNFPA, al presentar el documento dijo que actualmente la cantidad de personas que viven fuera de su país natal es mayor que en cualquier otro momento de la historia. «Si todos los migrantes internacionales residieran en un mismo lugar equivaldrían a un país que ocuparía el quinto lugar entre los más poblados del mundo, después de China, India, Estados Unidos e Indonesia». Abundó: «el informe que hoy se presenta ofrece una nueva mirada sobre la migración internacional, que además busca contribuir en la construcción de una perspectiva de género para analizar los rostros ocultos de ese silencioso flujo migratorio: las mujeres». El documento, subrayó, «constituye un llamado de atención para mejorar la situación de 95 millones de mujeres migrantes que se encuentran en diversas partes del mundo. Durante largo tiempo se prestó escasa atención al tema de las migrantes». De los 36 millones de personas que emigraron entre 1990 y 2005, 33 millones terminaron residiendo en países industrializados. Setenta y cinco por ciento del total están concentrados en sólo 28 países. Uno de cada cuatro reside en América del Norte y uno de cada tres en Europa, y se estima que entre 30 y 40 millones son indocumentados, apuntó. En la medida en que los países reprimen esos flujos migratorios, aumenta el número de desesperados que se atreven a efectuar cruces cada vez más peligrosos. Miles de personas de todos los países de América Latina y el Caribe, Africa y Asia, pierden la vida en su intento por llegar a Estados Unidos, Canadá, Europa y Australia. Hoekman destacó que las naciones en desarrollo enfrentan problemas serios como consecuencia del éxodo de profesionales a naciones desarrolladas, porque han invertido en ellos y cuando se marchan pierde el país de origen. El informe señala que entre la tercera parte y la mitad del personal especializado en ciencia y tecnología oriundo de países en desarrollo vive en naciones industrializadas. «Las corrientes masivas de enfermeras y parteras diplomadas y médicos de países en desarrollo están planteando una severa crisis en los sistemas de salud; por ejemplo, Africa del sur sólo tienen 1.3 por ciento de profesionales de la salud de todo el planeta.» Otras naciones del Caribe, como Jamaica y Trinidad y Tobago, registraban un importante número de vacantes en enfermería, de entre 58 y 53 por ciento. En 2003, 85 por ciento de enfermeras filipinas se empleaban en el extranjero. En 2000, una cuarta parte de mujeres migrantes contratadas en Finlandia, Suecia y Reino Unido trabajaban en los sectores de la salud y la enseñanza. De los 600 médicos capacitados en Zambia, sólo 50 permanecen en su nación. Tanto el informe como Hoekman destacan que «las mujeres migrantes se ocupan en labores de bajos salarios; por ejemplo, son trabajadoras domésticas y sin embargo envían mayor porcentaje de remesas que los hombres». Citó el caso de Sri Lanka, donde de los más de mil millones de dólares de remesas las mujeres aportaron 62 por ciento. Otro estudio de la ONU reveló que las de Bangladesh que trabajaban en Medio Oriente mandaban 72 por ciento de recursos. Trabajadoras domésticas, sexuales y novias por correo La ONU denuncia que actualmente es creciente el número de mujeres que emigran para contraer matrimonio: son novias pedidas por mail, concertados o forzados. «Esto es común en el subcontinente de la India, pero también en Taiwán. Las novias extranjeras procedentes de China y Asia sudoriental suman 300 mil. Cada año emigran entre 10 y 15 mil de Rusia con visado de novia, y mil agencias en ese país anuncian sus servicios de intermediación. A Estados Unidos, en los pasados 10 años, ingresaron 80 mil mujeres con ese tipo de visado. Cientos de miles son trabajadoras domésticas en Estados Unidos, Inglaterra, Canadá, Francia, Alemania y España, entre otros países, y «muchas trabajan en la semiesclavitud. Los patrones abusan sexualmente de ellas, les pagan bajos salarios, laboran sin servicios médicos y son discriminadas». En España, 50 por ciento de cuotas de inmigración son para trabajadoras del hogar. El informe da cuenta de que cientos de miles de mujeres y niñas son engañadas, secuestradas, violadas y obligadas a prostituirse. Afirma que cifras de la Organización Internacional del Trabajo estiman que 2.45 millones de víctimas son explotadas y cada año se agregan 1.2 millones. Apunta que el Departamento de Estado estadunidense asegura que cada año entre 600 mil y 800 mil hombres, mujeres, niños y niñas son trasladados clandestinamente con fines de explotación sexual comercial. Ochenta por ciento son mujeres y niñas, y hasta 50 por ciento niñas y niños. De acuerdo con informes de esa dependencia de Estados Unidos, cada año 50 mil personas que son víctimas de trata provienen de Africa, 225 mil de Asia sudoriental, 150 mil de Asia meridional, 100 mil de los países que integraban la Unión Soviética, 75 mil de Europa oriental y 100 mil de América Latina. Se denuncia además que en Asia «han desaparecido 100 millones de mujeres y niñas», es decir, «han sido eliminadas mediante la selección prenatal en función del sexo y el infanticidio. Las principales razones para diezmar silenciosamente la población de niñas son la decidida preferencia por los varones y las exorbitantes exigencias de pago de dote».

Share