<!--:es-->Miedo al Dentista<!--:-->

Miedo al Dentista

La mejor forma de prevenir el miedo es llevar al pequeño al dentista desde que le salen los primeros dientes, así se familiarizará con el ambiente del consultorio y el dentista.

Las revisiones deben ser periódicas, porque además de familiarizar al niño con el equipo, se vigila su salud dental, evitando que presente caries o picaduras que requieran de tratamientos o extracción de dientes. En caso de presentar algún problema de caries, será tan fácil de resolver que el pequeño no sentirá ninguna molestia.

Debemos mantener una higiene dental adecuada, cepillando los dientes tras cada comida y sobre todo por la noche antes de dormir.

Recomendaciones para reducir el miedo al dentista

Antes de la primera consulta, lleve al niño a la Clinica para que vaya conociendo el ambiente y el instrumental que esta a la vista: sobre todo elija un dentista acostumbrado a niños.

Cuando usted necesite ser revisado por el dentista o realizarse un tratamiento corto, lleve al niño para que le acompañe: él podrá ver que usted no se asusta ni se queja, lo cual demostrará que no es algo malo; por su parte, el dentista puede ir relatando en lenguaje fácil qué es lo que está haciendo, evitando palabras como hincar, cortar, sangrar, etc., y todo lo que pueda producir temor.

Transmitir al niño con anza y seguridad en todo momento, si fuera necesario en vez que el niño se recueste en el sillón del dentista usted puede sentarse en el sillón con el niño en su regazo en esta primera experiencia.

Evitar comentarios negativos del dentista delante de su niño ya que seguro lo escucharán y lo interiorizarán. De ninguna manera utilice la ida al dentista como castigo o amenaza. No se debe decir al niño que “no le va a doler”, ya estará interiorizando esa posibilidad. Dígale en positivo lo importante que es ir al dentista y lo simpáticos que son todos allí.

Soluciones ante tratamientos traumáticos

Actualmente se esta utilizando en pacientes ansiosos ó miedosos la sedación consciente, que es un tipo de sedación que mantiene al paciente despierto. Se utiliza el óxido nitroso, un gas usado con oxígeno que tiene la propiedad de relajar al paciente, manteniéndolo en un estado de relajación, siendo ideal para tratamientos dentales largos o patología dental severa, mucho miedo, personas con discapacidad física, etc.

La sedación consciente que mantiene al paciente despierto, ayuda a evitar las molestias de los tratamientos, permite recuperarse rápidamente sin reacciones adversas y tras su efecto no se recuerda bien el proceso dental por el cual pasó. En Odontopediatría la sedación pretende la reducción del miedo y las molestias del tratamiento, frenando la fobia dental y la ansiedad. Se trata de cambiar una sensación que le es desagradable por un rato placentero.

Examen y Rayos-X GRATIS

los jueves, llame al 323-526-1992

Share