<!--:es-->México: altercado en el Congreso<!--:-->

México: altercado en el Congreso

El incidente es visto como un adelanto de lo que puede ocurrir el viernes durante el acto de toma de posesión de Felipe Calderón -del PAN- como presidente de México.

Mientras se llevaba a cabo la sesión ordinaria de este martes, varios diputados del PRD comenzaron a gritar consignas amenazando con tomar el recinto.

Ante esto, los legisladores del oficialista (PAN) formaron una valla humana para impedir que los perredistas llevaran a cabo sus planes.

De inmediato se vieron escenas de caos, los diputados de ambos partidos dándose golpes y empujones y todos tratando de ocupar la tribuna.

Varias diputadas terminaron en el suelo, después de fracasados intentos por calmar a sus colegas.

Más golpes

Unas horas después de que se hubiera suspendido indefinidamente la sesión ordinaria que realizaban los diputados antes del primer incidente, se produjo otro enfrentamiento entre los diputados.

Este ocurrió luego de que una legisladora del PRD, Holly Matus, fue subida por sus colegas de partido desde la tribuna principal hasta el lugar donde se encuentra el espacio que ocupa la presidencia de la mesa directiva de la Cámara Baja.

Los legisladores del PAN intentaron hacerlos regresar, empujando a la diputada.

En su defensa salió el diputado perredista Higinio Chávez, quien se puso a pelear con Guillermo Fuentes, del PAN.

Nuevamente hubo más golpes y empujones. Otro legislador del PRD, Ramón Pacheco, resultó herido cuando alguien -que los periodistas que se encontraban allí no lograron ver quién era- le arrojó gas lacrimógeno en los ojos.

Críticas y amenazas

La dirigencia del Partido Acción Nacional emitió un comunicado en el que hizo un llamado a los diputados, militantes y simpatizantes del PRD para que depongan lo que calificó de «conducta irresponsable y antipatriótica».

En el comunicado, el PAN solicitó a los diputados perredistas que permitan que se realice el acto de toma de posesión de Felipe Calderón como presidente de México, previsto para este viernes 1 de diciembre.

«Es tiempo de que con serenidad y auténtico apego a las reglas democráticas que rigen a México y a sus instituciones, los legisladores del PRD acaten lo establecido en nuestras leyes y así se realice en orden y con normalidad republicana, la ceremonia de rendición de protesta del licenciado Felipe Calderón como presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos», se lee en el comunicado.

Hace varias semanas, el PRD amenazó con boicotear la toma de posesión de Calderón, prevista para este viernes 1º de diciembre.

Legisladores de izquierda aseguran que en las elecciones presidenciales de julio pasado hubo un fraude masivo contra su candidato, Andrés Manuel López Obrador, y que por tanto Felipe Calderón no tiene legitimidad como presidente.

La Cámara de Diputados fue declarada en sesión permanente, mientras se busca una solución al conflicto a través del diálogo.

Calderón y sus nombramientos

Los enfrentamientos entre diputados ocurrieron el mismo día en que Calderón hizo el anuncio de los últimos nombramientos de quienes conformarán su gabinete ejecutivo.

Entre los puestos claves en el gabinete político y de seguridad, Calderón designó a Francisco Ramírez Acuña como nuevo secretario de Gobernación (ministro del Interior), y como secretaria de Relaciones Exteriores a Patricia Espinosa, quien fuera embajadora de México en varios países europeos.

El nombramiento de Ramírez Acuña ha generado fuertes críticas de grupos de derechos humanos.

La red nacional de grupos de derechos humanos, que representa a 56 organizaciones no gubernamentales, dijo en una nota enviada a los medios, que la designación del ex-gobernador de Jalisco demuestra que la política de Calderón en materia de seguridad será de «represión, impunidad y de una regresión de los derechos fundamentales de nuestro país».

A Ramírez Acuña se le señala de haber permitido el violento arresto de decenas de manifestantes durante una cumbre internacional realizada en Guadalajara en 2004. Sus críticos dicen que tiene «mano dura».

El ex-gobernador jaliciense prometió que respetará los derechos humanos de todos los ciudadanos y que trabajará con los sindicatos, las organizaciones de campesinos, los estudiantes universitarios y los partidos de oposición.

Share