<!--:es-->México: actores contra la impunidad<!--:-->

México: actores contra la impunidad

La historia de Cervantes es narrada en el documental «Doble injusticia: feminicido y tortura en Ciudad Juárez y Chihuahua», producido por la organización Witness, que fundó Gabriel en 2002, en colaboración con la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos.

A la muerte de la mujer, se suma la historia de su primo, David Meza, quien fue torturado para que se autoinculpara del asesinato de Cervantes.

Meza fue exonerado del crimen tres años después.

Durante una cena benéfica en la que se presentó la cinta, García declaró que es urgente terminar con todo tipo de impunidad que afecte los derechos humanos.

«No hay que ser impunes ante tanta impunidad», agregó el actor de «Babel».

Carta al presidente

García, Luna y Gabriel enviarán una carta al presidente mexicano Felipe Calderón en la que piden que se investigue el caso de Cervantes.

En la misiva, cuyo contenido fue divulgado durante el acto, los tres artistas resaltan que Cervantes «es una de las más de 400 mujeres que, desde 1992, han sido víctimas de violencia, desaparición y homicidio en el estado de Chihuahua, en el marco de un fenómeno criminal generalizado y sistemático de violencia contra las mujeres».

Además critican que a cuatro años de su muerte, el crimen permanezca en la impunidad.

«Creo que hay que poner el dedo en la llaga y no permitir más impunidad, porque eso afecta a todos, de la calle hasta las más altas esferas», añadió García.

Cientos de víctimas

En la última década, más de 400 mujeres han sido violentamente asesinadas y se han registrado más de 4.000 denuncias por desaparición de mujeres sólo en Ciudad Juárez.

A los crímenes se les ha apodado «feminicidios» y «Asesinatos Maquiladora», debido a las maquiladoras (fábricas) que se encuentran en la frontera y donde muchas de las fallecidas trabajaban.

Durante años la policía minimizó las muertes de las jóvenes mujeres cuyos cuerpos aparecían casi diario en las calles de la ciudad y en las colinas alrededor de la misma.

Muchos familiares de las víctimas -generalmente pobres- aseguraban que los asesinatos habían sido perpetrados por una red de sádicos sexuales que atacaban a las mujeres y tenían conexiones en altas esferas.

Share