<!--:es-->Mario Moreno «Cantiflas» y su legado<!--:-->

Mario Moreno «Cantiflas» y su legado

El actor mexicano, Mario Moreno Reyes, mejor conocido en todo el mundo como “Cantinflas”, quien falleció en 1993, fue recordado, este 12 de agosto de 2011, en el marco de la celebración de su centenario natalicio.

En el cementerio, donde están sus restos cientos de personas han posado frente a la pintura que se hizo del artista, quien con su personaje desarreglado, de pantalones caídos, su sombrerito desajustado el que sin duda algunos hicimos en nuestra infancia y su peculiar bigote, pero con un gran corazón, se ganó el respeto, admiración y el aplaudo del público de diferentes clases sociales en muchos países del mundo.

Triunfador con más de 50 películas filmadas en español, traducidas hoy en otros idiomas, las cuales a pesar del tiempo aun continúan siendo vistas una y otra vez, sin perder su gracia, es algo que sin duda hace incomparable al maestro de la comedia “Cantinflas” quien continua viviendo en el corazón de quienes no dejan morir ese personaje y a su creador.

De orígenes humildes, trabajo por mucho tiempo en una compañía de cómicos ambulantes, donde conoció a su esposa, la bailarina Valentina Ivanova Zukova «Valita», fallecida en 1966 a consecuencia de un cáncer de huesos y con quien procreo a Mario Arturo.

Mario Moreno se inspiró en «Chupamirto», un personaje del caricaturista Jesús Acosta Cabrera, para crear en la década de los 30 del siglo pasado a «Cantinflas», que si bien, no era la imagen del mexicano apuesto y gallardo como Pedro Infante, es hasta hoy en día uno de los cómicos más importantes del cine.

En 1936, debutó en la película “No te engañes corazón”, a la que siguieron “Así es mi tierra” y”Águila o sol “(1937), “El signo de la muerte” (1939) y toda una serie de cortometrajes, sin embargo fue gracias a su película “Ahí está el detalle” que se consagró como el actor quien por tres décadas batió récords de recaudación en las salas de exhibición hispanoamericanas

En Estados Unidos las películas “Ni sangre ni arena” (titulada Neither Blood and Sand) y “El gendarme desconocido” (1941), dieron a Mario Moreno, la oportunidad financiera para convertirse en el único productor de Posa Films. “Ni sangre ni arena” recaudó 54.000 pesos en cuatro días durante su estreno en el Teatro Alameda y “El gendarme desconocido” (The Unknown Policeman), con Mapy Cortés y Gloria Marín, fue considerado uno de los mejores films del comediante.

Sin embargo «La vuelta al mundo en 80 días (1956), merecedora de 5 Oscars y con la que obtuvo el Globo de Oro al Mejor Actor de Comedia en 1957, terminó de consagrar su éxito a nivel mundial.

Sin duda su forma cantinflesca de hablar que según define la Real Academia Española es simplemente Cantinflas, ya que hablaba mucho pero se entendía poco, pero al final tenia la razón. Sin duda su famosa frase «oiga usté chato», fue sin duda uno de sus mejores argumentos.

Share