<!--:es-->La suerte le sonríe a Mayrín Villanueva<!--:-->

La suerte le sonríe a Mayrín Villanueva

¿Cuánto tiempo lo pensó Mayrín Villanueva para aceptar un papel en Una familia con suerte? La respuesta llega antes de que termine de formularse la pregunta: Nada.
De sonrisa fácil a pesar de haberse dado a conocer en el drama, Mayrín Villanueva Ulloa ha caminado en los últimos años en un género para el que muchos artistas confiesan estar negados: La comedia. Pero a ella le ha salido bastante bien, al punto que Juan Osorio la llamó para apuntalar el elenco de Una familia con suerte, telenovela que se ha convertido en la consentida del rating nacional y en el nuevo éxito de la pantalla chica para Televisa.

Acostumbrada a trabajar en las producciones de mayor impacto para la empresa de Chapultepec 18, Villanueva asegura que no existe ninguna presión por estar en la telenovela con mayor audiencia en el país. Al contrario, espera que día con día se sume más público para ver las peripecias que tendrá que sufrir la licenciada Rebeca (su personaje) en el espinoso camino romántico y empresarial que le espera al lado del inocente Pancho (Arath de la Torre).

En uno de los pocos descansos que tiene en el día y con su bebé Julia en los brazos (fruto de su matrimonio con el actor Eduardo Santamarina), Mayrín comparte con este medio sobre la novela, la amistad y lo gratificante que es reír mientras trabaja.

— ¿Hay presión en la producción de “Una familia con suerte” por ser la telenovela con mayor “rating” del momento?
— En lo absoluto. Todos en la telenovela estamos super contentos con el resultado que hasta ahora ha dado en cuanto a audiencia, y hasta nos ‘echamos porras’ entre nosotros. Es un proceso que estamos gozando mucho.

— Antes del estreno dijiste que aceptarías de buena gana todas las críticas, ¿le vez algún defecto a la historia?
— La novela es un poco como el hijo del actor (risas). Entonces, todo lo vemos bueno ahora y que sea un éxito nos da pura felicidad (risas).

— Vienes de “Juan Querendón”, otra telenovela con corte de comedia, ¿dudaste en aceptar otra con un tono similar?
— No, en cuanto leí la historia quedé prendada. Una familia con suerte está muy bien armada, lo supe en cuanto Juan (Osorio, el productor) me pasó unos capítulos previos al estreno y me bastó leer un poco para decir ‘¿dónde firmo?’.

— ¿Siempre ha sido así, ves un buen libreto y lo firmas sin dudar?
— No, no siempre. A veces te tocan cosas que no te motivan tanto aunque las aceptas, que no llegan a ser tan profundos, pero este en cuanto lo leí supe que sí, que era el adecuado. Se siente el clic instantáneo.

— ¿Cómo es la “licenciada Rebeca”?
— Es una mujer muy preparada académicamente pero yo digo que no es una mujer preparada emocionalmente. Entonces se encuentra con Pancho López (Arath de la Torre), que es un hombre que ella educa a nivel profesional, pero él le enseña a mi personaje unas lecciones de vida que la van a dejar sorprendida. Por eso el personaje se enamora a tal punto que… ¡tienen que verla! (risas).

— A pesar de ser una novela en tono cómico, los personajes sí viven un pequeño drama interior, ¿no?
— Creo que sí. En la vida hay mucha gente que no sabe amar o mejor dicho cómo entregarse al amor. Todo lo estructuran, todo lo piensan. Mi personaje es una mujer en muchos sentidos muy simétrica, muy pensante. Falta que alguien llegue y le diga: ‘A ver Rebeca, ya contrólate y déjate amar’ (risas).

— ¿Te imaginabas haciendo comedia a esta altura de tu carrera?
— He tenido mucha suerte, porque no se dan fácil los personajes de este corte. Tuve la fortuna de estar en tres proyectos de corte cómico, como Juan Querendón que también fue un novelón increíble y la de Vecinos que es una serie maravillosa.
Por lo regular la gente que hace comedia es muy profesional, muy buenos actores, entonces yo he aprendido mucho de ellos. En Vecinos tuve la oportunidad de aprender muchísimo de Eugenio Derbez y ahora con Arath es igual. Es gente con un ingenio impresionante.

— ¿Quién te ha sorprendido en “Una familia con suerte”?
— Daniela Castro. Verla cómo lloraba en las telenovelas, hasta le salía bonito (risas) y ahora es increíble la capacidad que tiene de hacernos reír.

— ¿Cómo te sientes en este momento de tu vida?
— Me siento muy agradecida. También creo que estoy aprendiendo mucho, y en cierta forma es una experiencia muy dulce, es un alimento para el artista encontrar un elenco tan bonito y además que el público abrace tu trabajo.

Share