La diabetes, investigaciones y futuro

El descubrimiento de la insulina (1922) y su disponibilidad para el uso en humanos ha sido, sin duda, el mayor avance del siglo XX y de toda la historia de la diabetología. Desde ese momento se modificó su trayectoria natural y dejó de ser una enfermedad de evolución rápida con resultado de muerte.

A lo largo de los últimos 60 años (muy poco tiempo si lo comparamos con la historia de la medicina) han sido muchos los logros conseguidos gracias a los descubrimientos biomédicos, la farmacología y los avances tecnológicos.

Un buen ejemplo de ello son: FARMACOS:
Los antibióticos y los sueros que han permitido tratar las enfermedades intercurrentes evitando descompensaciones y reduciendo riesgos.

Los antidiabéticos orales que actúan mejorando la sensibilidad periférica a la insulina, facilitando la producción de insulina por las células beta del páncreas, y retardando la absorción de glucosa en el intestino.
La posibilidad de tratar otras enfermedades relacionadas, como la obesidad, la hipertensión, las dislipémias…

FORMAS DEL TRATAMIENTO:
Uso de dos o más fármacos combinados, por ejemplo, insulina más antidiabéticos orales; diferentes tipos de insulina…

Tratamientos intensivos con múltiples dosis de insulina.
Fotocoagulación con láser en la retinopatía diabética.

creas, o de células beta.
Incorporación de la educación sanitaria a la práctica asistencial.

AYUDAS AL DIAGNÓSTICO:
Fácil determinación de glucosuria y cetonuria.

Determinación de glucemia capilar.

Sencilla detección de micro albuminuria para el diagnóstico precoz de la nefropatía.
La hemoglobina glicosilada A1C.

La aplicación de todos estos avances ha permitido una mejora sustancial en el pronóstico de la diabetes y en las expectativas razonables que pueden albergar las personas con diabetes.

Share