<!--:es-->Kim Clijsters conquista Abierto de Australia<!--:-->

Kim Clijsters conquista Abierto de Australia

La belga Kim Clijsters finalmente conquistó su primer Abierto de Australia, y su cuarto título de Grand Slam, al vencer el sábado 3-6, 6-3, 6-3 a la china Li Na en la final en Melbourne.

La derrota puso fin a la sobresaliente actuación de Li, quien se convirtió en la primera tenista china que alcanza una final femenina de sencillos en un torneo de Grand Slam.

Li parecía molesta con algunos espectadores chinos en el tercer set y solicitó la intervención del juez de silla. La jugadora se quejó después de los destellos de luz de los fotógrafos ubicados en el centro de la cancha.

Andy Murray tratará el domingo de ser el primer hombre británico en casi 75 años que gana un título de sencillos de Grand Slam, cuando enfrente en la final masculina al serbio Novak Djokovic.

La victoria de Clijsters, la campeona defensora del Abierto de Estados Unidos, fue quizás en su última participación en el Melbourne Park. La belga ha dicho que 2011 podría ser su última temporada completa de competencia en el circuito.

Sin embargo, después del partido, pareció aclarar eso y señaló que un año «completo» significa que podría tener un itinerario reducido en 2012.

«Sí, eso espero», respondió cuando le preguntaron si estaría de regreso para defender su título el próximo año.

Y luego explicó las lágrimas que derramó tras coronarse.

«Son de emoción», señaló Clijsters. «Creo que lo que me sobrecoge es la intensidad hasta el último tiro, y de repente todo se termina. Entonces es un gran alivio. Quizás un poco de incredulidad de que todo se terminó y de que pude remontar, y por eso es tan especial».

Clijsters, que ha ganado tres veces el US Open, perdió la final del Abierto de Australia de 2024 ante su compatriota Justine Henin y ha llegado otras cuatro veces a las semifinales.

«Finalmente siento que me pueden decir Aussie Kim (la australiana Kim) porque gané el título», comentó Clijsters cuando le entregaron el trofeo, refiriéndose al favoritismo del público producto de su antigua relación con el tenista australiano Lleyton Hewitt.

«Cuando las cosas no me salían bien, ustedes me respaldaron mucho y lo agradezco mucho».

Mirando a Li, Clijsters señaló: «Creo que tendremos muchas otras duras batallas, ojalá en otras finales de Grand Slam».

El partido fue el primero de Li en la Arena Rod Laver, cuya cancha dura se vuelve más lenta con las temperaturas más frescas después de la puesta del sol.

Sin embargo, las temperaturas aumentaron la tarde del sábado en Melbourne y Li encontró condiciones nocturnas similares a las que experimentó en los partidos en días más frescos al inicio de la competición.

Li, con su buen humor y personalidad jovial, se ganó el cariño de los fanáticos en Australia y el resto del mundo. En China, es toda una sensación.

«Los fanáticos chinos estaban listos para expresar sus sentimientos y llorar de emoción. Estuvimos a un paso del triunfo», dijo el comentarista de la televisión estatal CCTV, Tong Kexin.

Li no perdió el sentido del humor tras el revés.

«Creo que jugué un gran partido, pero ella jugó mejor que yo», comentó. «Después del encuentro, hice una broma en el camerino de que el tenis quizás debería jugarse a un solo set».

Antes de la final del sábado, Clijsters tenía ventaja de 4-2 en enfrentamientos contra Li, quien la había derrotado hace dos semanas por el título del torneo Internacional de Sydney. En ese partido, la belga se había ido arriba 5-0 en el primer set.

Clijsters tuvo dificultades al inicio del partido y perdió el primer parcial. La belga abrió con un ace, ganó el primer juego con cuatro puntos consecutivos, después rompió el servicio a Li y aventajaba 2-0.

Sin embargo, Li encontró su capacidad de cobertura y parecía que superaba el nerviosismo en el tercer juego, en el que rompió el servicio a Clijsters y empató 2-2.

La recuperación de Li continuó cuando salvó dos grandes puntos para rompimiento y quebró el servicio de Clijsters en el último juego del set.

La china avanzó a dos puntos para set con una derecha eficaz que Clijsters ni siquiera se molestó en perseguir. Dos puntos después, sorprendió a Clisters con un revés cruzado para llevarse el primer set en 38 minutos.

En la final de dobles masculinos, los hermanos estadounidenses Bob y Mike Bryan ganaron su quinto título del Abierto de Australia al derrotar 6-3, 6-4 a los indios Leander Paes y Mahesh Bhupathi.

Share