Inmigrantes pueden tener orden de deportación y no saberlo. Pero quizá no todo esté perdido

Inmigrantes pueden tener orden de deportación y no saberlo. Pero quizá no todo esté perdido

Qué hacer en caso de que un juez haya ordenado la expulsión del país de un extranjero

Entre los años fiscales 2011 y 2019, las cortes de inmigración emitieron 959,555 órdenes de deportación,  según recoge el  Centro de Información y Acceso de Registros Transnacionales (TRAC) de la neoyorquina Universidadvde Syracuse. Sin embargo, algunos inmigrantes ni siquiera saben que alguna de estas órdenes de expulsión de Estados Unidos recae sobre ellos. “Muchos inmigrantes que tienen una orden de deportación no lo saben”, dijo a Univision el director ejecutivo del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN), Abel Núñez. Este desconocimiento se da cuando una persona es detenida, procesada y puesta en libertad y, por tanto, piensa que ya es libre. El problema, según cuenta Núñez, surge cuando “las personas entran en contacto con las autoridades policiales y descubren que tienen una orden de deportación”.

Cómo saber si existe una orden de deportación

Una persona indocumentada puede haber recibido la orden de expulsión principalmente de dos maneras:

  1. De manera presencial, tras haber acudido a un tribunal de inmigración en el que el juez emite la orden.
  2. De manera remota (o en ausencia), cuando no se presenta en la corte en el momento que fue citado.

En caso de duda, según informa Univision, el inmigrante siempre puede llamar al número de teléfono 1 (800) 898-7180. Para poder hacer la consulta en español, debe marcar la tecla número 2. La grabadora le solicitará su número de extranjero, que empieza por una A mayúscula seguida por un guion (A-…) y que puede encontrar en la correspondencia que haya recibido del gobierno.

Qué hacer si tengo una orden de deportación

En caso de que un extranjero tenga una orden de deportación, lo primero que debe hacer es ponerse en contacto con un abogado de inmigración.

“Dependiendo de las circunstancias […], hay maneras de impugnar (o) apelar una orden de deportación“, dice a la mencionada cadena la abogada de inmigración Rebeca Sánchez-Roig. Sánchez-Roig, que trabajó 15 años como fiscal de inmigración del departamento de justicia, señaló alguna de las posibilidades (que varían según la situación):

  1. Pedir a un juez de inmigración que reabra el caso. Eso solo debe hacerse después de que un juez especializado en el tema haya estudiado en profundidad el expediente migratorio completo.
  2. Pedir a la Junta de Apelaciones (BIA) que revise el caso para poder reabrirlo.
  3. Pedir a los agentes de inmigración la impugnación, cancelación o eliminación de la orden.
  4. “Tenga en cuenta que, si el caso está ante el tribunal o la Junta de Apelación de Inmigración”, se puede solicitar su reapertura, tal y como adelante Sánchez-Roig. “Estos son procesos delicados que el inmigrante no debe hacer por su propia cuenta“, alerta la abogada. “Todos los mecanismos para impugnar o reabrir una orden de deportación requieren de los servicios de un abogado de inmigración con experiencia”, concreta.

Cuándo hacer las peticiones

Los abogados de inmigración recomiendan no esperar para presentar las solicitudes de reapertura o impugnación de las órdenes porque, tal y como dice Sánchez-Roig, si el inmigrante espera a ser detenido se añade una “complicación innecesaria a procesos de por sí complicados”. El consejo de la abogada es que “lo hagan antes de ser detenidos”.

Pero Sánchez-Roig añade otra advertencia: esta hipotética petición no garantiza que un tribunal o el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) acceda a reabrir el caso del inmigrante en cuestión o a cancelar su orden de deportación.

Cómo revertir la orden de deportación

Para conseguir que la orden no surta efecto, el abogado del extranjero afectado debe argumentar las razones por las que solicita que su cliente se quede en el país. Para ello, debe demostrar que:

  1. No sabía de la existencia de dicha orden (si se emitió en ausencia de la persona sobre la que recae). Esto aplica para casos en los que se justifica que el inmigrante no sabía que tenía que acudir ante el tribunal o el gobierno le envió la citación a una dirección equivocada. Para saber eso, deberán revisar el expediente migratorio completo.
  2. No acudió al juicio -pese a tener conocimiento de la citación- por circunstancias excepcionales como razones médicas.
  3. Existen nuevos hechos o pruebas que no estaban disponibles en el momento del procedimiento inicial y que son relevantes para el procedimiento.
  4. Cambiaron las circunstancias en el país de origen del inmigrante que tiene la orden de deportación.

A quién pedir ayuda

Aunque puede haber luz al final del túnel de la deportación, el proceso es lento y complicado y requiere que el inmigrante no se desespere. Por ello, tanto abogados especializados en el tema como activistas a favor de los inmigrantes aconsejan buscar abogados con licencias para ejercer y con experiencia.

Univision también recomienda a organizaciones sin ánimo de lucro reconocidas tales como Americans for Inmigrant JusticeCatholic Legal Services o los programas de inmigración de las facultades de derechos de las universidades.

Share