<!--:es-->Estudio analiza estereotipo sobre deseo sexual de las mujeres<!--:-->

Estudio analiza estereotipo sobre deseo sexual de las mujeres

Un estudio difundido recientemente echa por tierra el estereotipo de que las mujeres tienen menos deseos sexuales que los hombres: una vez en una relación estable, ambos tienen similares actitudes hacia el sexo.

Los solteros piensan en el sexo en mayor medida que las solteras, pero cuando están inmersos en una relación seria, las diferencias entre ellos y ellas son prácticamente inexistentes, según un estudio elaborado por la Universidad de Florida.

Publicada en el diario «Sex Roles» y difundida la semana pasada, la investigación indica que los estereotipos sobre la sexualidad prácticamente desaparecen cuando la relación se convierte en estable.

«Los hombres experimentan mucha presión para mantener relaciones sexuales con diferentes personas», señaló Paul Perrin, uno de los coautores del estudio.

De la misma manera, indica Perrin «muchas mujeres se sienten ‘guardianas’ de la sexualidad».

El estudio señala que también aquí se cumplen las profecías que se convierten en realidad por el mero hecho de existir. O sea, como las mujeres saben que se espera de ellas que sean menos activas sexualmente que los hombres, se comportan de esta manera.

Estudios elaborados con anterioridad mostraron que los hombres son más permisivos sexualmente, apoyan las relaciones ocasionales y se masturban más a menudo.

La encuesta no contradice estas aseveraciones, y además confirma otras que se han mantenido a lo largo del tiempo, como que las mujeres dan mayor importancia al aspecto emocional mientras que ellos valoran el aspecto más puramente físico.

Cuando se encuentran emparejadas, con compañeros estables, estas actitudes se desvanecen, de acuerdo con la investigación.

En el contexto de una relación íntima, los participantes señalaron que el sexo es importante como manera de acercar a las parejas, para que se mantengan relaciones saludables y para incrementar la confianza en uno mismo.

Cuando están en relaciones románticas, «la gente da más importancia a sus propios sentimientos y a los de sus compañeros que a las expectativas sobre comportamientos sexuales», dijo Perrin.

Es decir, las relaciones íntimas sirven para equilibrar las diferencias de ellos y ellas en torno al sexo: ellas tienen menos presiones para frenar sus impulsos, mientras que en el caso de los hombres se amortigua el deseo de tener más compañeras sexuales.

«La principal implicación del estudio es que no somos esclavos (…) sobre lo que la sociedad impone sobre nosotros y que tenemos más libertad, especialmente sexual», agrega el estudio.

Titulado «My Place or Yours», el trabajo tiene, no obstante, un grave fallo, y es que todos los encuestados son estudiantes.

En otro orden de cosas, un sondeo difundido el viernes indica que las mujeres tienen, como media, cuatro compañeros sexuales como media a lo largo de su vida, mientras que los hombres tienen siete.

La encuesta, que se basa en información recogida entre 1999 y 2002 por un centro dependiente de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), es relevante porque permitió que los participantes respondiesen a las preguntas en privado.

Hasta ahora las preguntas en este tipo de encuestas se hacían cara a cara, y esto podría haber supuesto, según dijo el CDC, que muchos participantes ocultaran información.

En esta ocasión, los investigadores recogieron las respuestas de más de 6.200 adultos de edades comprendidas entre los 20 y los 59 años.

Share