<!--:es-->En sabores y colores, las frutas no tienen rival<!--:-->

En sabores y colores, las frutas no tienen rival

Las frutas aportan diferentes vitaminas y minerales conocidas como micronutrimentos, ya que si bien el organismo las requiere en pocas cantidades, son muy necesarias para tener energía y conservar la salud, además de que las frutas mantienen al cuerpo hidratado y limpio.

Son tan importantes que el lugar de dejarlas como postre, deberían consumirse como primer platillo porque además tienen la ventaja de que son el alimento que menos tiempo pasan en nuestro estómago, ya que por la cantidad de agua que contienen y el tipo de azúcares se empiezan a digerir desde la boca lo que ayuda a que en más o menos una hora lleguen al intestino delgado y de ahí pasen sus nutrimentos al torrente sanguínea.

El problema es que cuando la fruta permanece en el estómago más tiempo hasta que se digieran otros alimentos es que se pudren y producen mal aliento, inflamación y flatulencias y se convierte en un alimento irritante, lo que hace que la persona que la consume la relacione con algún trastorno y la elimine de su dieta.

Por otro lado es importante no mezclar las frutas dulces con las saladas para que no se complique la digestión.

Por eso, en el desayuno, una deliciosa ensalada de frutas prolonga la limpieza del organismo y es más nutritiva si se combina con un yogur o algún otro lácteo fermentado.

En la cena, una fruta permite desintoxicar los órganos del sistema digestivo y son fáciles de digerir

Y a media mañana o tarde alguna fruta no solamente sacia el hambre, sino que nos proporciona vitaminas suficientes para poder continuar con nuestras actividades.

Share