<!--:es-->El CLASICO DE LA LIGA DE LAS ESTRELLAS FUE PARA EL BARCA DE RAFA MARQUEZ<!--:-->

El CLASICO DE LA LIGA DE LAS ESTRELLAS FUE PARA EL BARCA DE RAFA MARQUEZ

Con dos goles en los últimos siete minutos, uno de Samuel Eto’o y otro de Leo Messi, terminaron con el orden del Real Madrid (2-0) que llegó al Camp Nou con pocas llegadas y se fue a 12 puntos del líder, el Barça, que pone aún más distancia en la clasificación.

Hasta el minuto 83, el Barça se había mostrado desconocido, irreconocible, previsible y errático, hasta llegó a fallar un penalti, en el minuto 70. Sin embargo, la entrada en juego de Sergio Busquets por Eidur Gudjohnsen, en el minuto 63, fue decisiva para la suerte del partido.

Al final, el equipo de Pep Guardiola tuvo que utilizar un recurso histórico del Real Madrid, la épica. Así, el 1-0 resumió el partido. Un saque de esquina fue rematado por Puyol en el segundo palo y Eto’o, con el muslo, marcó. El 2-0 fue consecuencia de la inercia del juego, un contragolpe de Henry, culminado por Messi.

El partidazo de Casillas hizo que el Camp Nou dudará de la victoria del Barça

El protagonismo del partido correspondió a los porteros. Iker Casillas estuvo inmenso, paró un penalti y realizó hasta seis paradas de mérito; Víctor Valdés intervino menos, pero fue determinante en sendos uno-contra-uno con Drenthe, en el primer tiempo, y con el joven Palanca, que estuvo a gran nivel, en el segundo.

Durante todo el partido, al Barça le pudo la ansiedad. Tenía prisas por resolver, después de como bien dijo su entrenador, el equipo ya había ganado el partido virtual en los medios de comunicación.

Tenía tantas ganas, presionó tan arriba, buscó noquear al Madrid tan pronto, que pecó de precipitación. De inicio, buscó el equipo de Guardiola la hiperactividad de Messi, que ya en los primeros minutos desquició a la defensa del Madrid, mientras los de Juande Ramos no parecían tener un plan claro, más allá del buen orden defensivo y de la búsqueda de las jugadas a la contra.

Share