<!--:es-->Educación sexual<!--:-->

Educación sexual

SEXUALIDAD

La sexualidad es un hecho vital muy importante para vivir en salud y bienestar, que comienza al nacer, nos acompaña toda la vida hasta la muerte. Forma parte de todo nuestro cuerpo, no sólo de las partes genitales y los pechos; Ia parte de nuestro cuerpo más sexual es la piel.

La sexualidad también tiene que ver con nuestros deseos, nuestro placer. Los afectos, las emociones, el enamoramiento forman parte de nuestro sexualidad. Es una manera de relacionarnos con otras personas, no solamente con nuestro marido, novio o compañero.

Cada una de nosotras tiene una sexualidad distinta; nuestras costumbres, educación, relaciones sociales, nuestros deseos los hemos ido aprendiendo durante años y en contextos diferentes. En la mayoría de las culturas, la sexualidad de las mujeres ha estado ligada al hecho de tener hijas e hijos, de forma que pareciera que la mujer no tenía una sexualidad propia, con necesidades sexuales propias.

En este apartado queremos ofrecerte no sólo unos pocos consejos para cuidar vuestra salud sexual y reproductiva, sino también alguna información sobre lo diferente que puede ser la sexualidad para unas mujeres y otras. Por ejemplo en las formas de satisfacer nuestros deseos sexuales, que son muchas y diversas: fantasías, pensamientos, caricias de todo tipo y por todo el cuerpo, penetración coital, (es decir la introducción de] pene en Ia vagina) y otros tipos de penetración como son la anal o bucal.

Generalmente el placer sexual lo compartimos con alguien, si es con un hombre son relaciones heterosexuales y si es con una mujer son relaciones homosexuales o lesbianas. Pero también nosotras mismas nos podemos dar placer, acariciando partes de nuestro cuerpo o simplemente con pensamientos que nos excitan. La masturbación es también una práctica sexual. Todas estas formas de satisfacer nuestra sexualidad son propias y naturales de la sexualidad humana.

La actividad sexual dura toda la vida, pero sólo durante una época de ella, si tenemos relaciones sexuales con un hombre, puede terminar en un embarazo: desde que empieza la menstruación -en España la llamamos ”regla”- hasta que se nos retira en la menopeusia.

Este tiempo es muy largo en nuestra vida, entre los 11 y 55 años más o menos, aunque no hay límites fijos. Durante este periodo somos fértiles y si no queremos quedarnos embarazadas debemos conocer y manejar métodos anticonceptivos seguros. Es importante que las mujeres podamos mantener una actividad sexual segura y placentera sin correr el riesgo de tener un embarazo que no deseemos en este momento, por las razones que sean.

Para eso tenemos que conocer cómo funcionan nuestro cuerpo y nuestros órganos genitales. A medida que vayas leyendo esta guía, mira tu cuerpo en un espejo y obsérvalo, te ayudará conocerlo mejor.

Share