<!--:es-->Edificios públicos vulnerables<!--:-->

Edificios públicos vulnerables

Investigadores que buscaban poner a prueba la seguridad de los edificios gubernamentales aqui en Estados Unidos lograron introducir en varios de ellos materiales para fabricar bombas, poniendo en evidencia graves fallas en la seguridad.

Según un informe de la Oficina de Contaduría General (GAO, por sus siglas en inglés), los investigadores pasaron sin problemas líquidos y detonadores en diez edificios públicos que «no fueron detectados» en los puntos de control, con los que pudieron construir bombas y pasearse con ellas libremente en las instalaciones gubernamentales.

Por razones de seguridad, en el informe de la GAO no se revela la localización de estas dependencias, aunque se señala que ocho de ellas son de propiedad pública y otras dos son alquiladas por el Estado.

El reporte, presentando este miércoles ante la Comisión de Seguridad Interior del Senado en Washington, también revela otras fallas, como por ejemplo, un guardia hallado por los investigadores en plena «siesta» tras tomar un medicamento para el dolor.

En otra ocasión, otro efectivo de seguridad no logró detectar una caja que contenía dos pistolas al pasarla por una máquina de rayos X.

«Inaceptable»

Es inaceptable que los empleados federales que trabajan en edificios bajo la protección del FPS y los visitantes que pasan por ellos cada día estén tan expuestos a un posible ataque terrorista

un senador independiente gasta US$1.000 millones al año en proteger sus instalaciones gubernamentales.

El responsable de la seguridad de los 9.000 edificios públicos en EE.UU. es el Servicio Federal de Protección (FPS, por sus siglas en inglés), que emplea a unos 13.000 guardias.

«Es inaceptable que los empleados federales que trabajan en edificios bajo la protección del FPS y los visitantes que pasan por ellos cada día estén tan expuestos a un posible ataque terrorista», afirmó el senador independiente Joseph Lieberman.

Por su parte, la senadora republicana Susan Collins señaló en un comunicado: «En los Estados Unidos de después del 11 de septiembre (de 2001), no puedo concebir que se permita que ocurran fallas de seguridad de esta magnitud».

Share