El planeta nos ha enseñado qué es lo verdaderamente importante y quiénes son los verdaderos ídolos

El planeta nos ha enseñado qué es lo verdaderamente importante y quiénes son los verdaderos ídolos

Estamos viviendo en una de esas películas que vimos hasta el cansancio sobre pandemias y desastres naturales, estamos confinados en casa, la sociedad no es funcional, mucha gente que vive el día a día se está preguntando cómo vana comer y la sombra del COVID-19 asecha a cada ser humano que respira por su alta contagiosidad, la vida se puso de cabeza en menos de una semana.

Hoy lo importante y de lo que todo el mundo habla es de la falta de personal médico, de la escasez de respiradores mecánicos, de las fallas enormes en los sistemas de salud de los países, de lo importante del cuidado personal y la empatía, de cuarentenas, las industrias del planeta están en crisis, se cancelaron todos los eventos deportivos y de entretenimiento, la gente está confinada en sus casas y de alguna manera se está tratando de mantener en pie la vida en sociedad como la conocemos.

Entonces nos dimos cuenta que nuestros ídolos actuales no son tan importantes cómo nos hacían ver, el fútbol mundial se apagó y se confino en su casa, los músicos apagaron sus amplificadores, los desfiles de moda, las fiestas, todos los centros comerciales, las convenciones, las elecciones y en general todo lo que parecía importante y esencial sucumbió al virus, los únicos que siguen ahí al pie del cañón, exponiendo su vida son los cuerpos de salud, los médicos, los científicos, los investigadores a quienes hoy todos claman por una vacuna, por una solución.

Lo interesante es que son los futbolistas, lo reguetoneros, los políticos y los empresarios y monopolios los que tienen todo el dinero para hacer lo que esos científicos están intentando, profesores, investigadores, biólogos, etc. que han subsistido con sueldos miserables en todos los países, que han llorado y pasado hambre, que han rogado y tenido peleas judiciales para poder conseguir recursos para las investigaciones, son los que están colocando la cara porque los demás resultamos un poco más que inservibles, somos las victimas que debemos estar en casa sin poder hacer mucho.

El valor de las cosas y de la sociedad se ve en entredicho, ¿No se sienten un poco culpables de valorar las banalidades y lo superficial mientras dejamos atrás lo importante? ¿Siempre fue un escenario como este una película, un chiste o un meme? ¿Recuerdan cuando en algunas conversaciones decíamos “se imagina” “Y que tal que sucediera?”, pues ese día ha llegado y quienes pueden hacer el cambio real son aquellos que desde el silencio, desde la necesidad y desde las sombras han brillado por ser los seres humanos que se dedican a la investigación, a la salud, a lo humano y lo social, generalmente a todas aquellas profesiones que hace un par de semanas los lideres obtusos del planeta decían que debían acabarse para aumentar la productividad, pero el planeta nos acaba de enseñar que el dinero no existe, no interesa, que somos todos iguales y que debemos replantear la forma en que estamos viviendo, adorando estupideces y olvidando lo esencial, que estamos acá, que somos todos carne y sangre y que lo que le afecta a uno nos afecta a todos, desde el más pobre hasta el rey del universo.

Es tiempo de reflexión y más humildad, esto es el llamado que nos hace la vida para un cambio necesario.

Felipe Szarruk

Felipe Szarruk