<!--:es-->Cambio climático: Quien Tiene la Culpa?<!--:-->

Cambio climático: Quien Tiene la Culpa?

Al decir «muy probable», el IPCC, que fue organizado por Naciones Unidas y la Organización Meteorológica Mundial, quiere decir que existe más de 90% de probabilidad de ello.

El cuerpo conformado por cientos de científicos internacionales, en un informe que fue publicado este viernes, pronostica que las temperaturas aumentarán entre 1,8 y 4 grados centígrados antes de 2100.

Sin embargo, un nuevo estudio presentado en la víspera de la publicación del primero sugiere que los informes previos pueden haber sido demasiado conservadores.

Por otro lado, algunos grupos de presión han sugerido que los informes que advierten de los riesgos del cambio climático están exagerando la amenaza.

A pesar de estas críticas, se espera que el documento publicado el viernes por el IPCC sea el compendio definitivo de la ciencia alrededor del cambio climático.

Según las conclusiones del IPCC, las temperaturas y los niveles del mar han estado subiendo a un grado igual o mayor que las tasas máximas propuestas durante el último informe, presentado en 2001.

Lenguaje fuerte

Parte del lenguaje que el comité aceptó utilizar para evaluar la influencia humana en el cambio climático es más fuerte que la empleada previamente.

En 2001, había dicho que era «probable» que la actividad humana estaba detrás de las tendencias observadas en varias partes del planeta; «probable» en la terminología de IPCC quiere decir «entre 66% y 90%».

Ahora, concluye el panel, hay certeza de al menos 90% que las emisiones humanas de gases con efecto invernadero, y no las variaciones naturales, están calentando la superficie del planeta.

«El entendimiento de las influencias (humanas) de calentamiento y enfriamiento del clima han mejorado desde el Tercer Informe de Evaluación, llevando a un alto nivel de confianza en que el efecto neto global promedio de las actividades humanas desde 1750 ha sido el calentamiento», observaron los científicos.

Los expertos concluyeron que las temperaturas probablemente aumentarán entre 1,8 y 4 grados centígrados, aunque es posible que el aumento efectivo sea tan pequeño como un grado centígrado, o tan grande como 6 grados centígrados.

En 2001, empleando una metodología distinta, las cifras fueron 1,4 y 5,8 grados centígrados.

Acerca de los niveles del mar, ha habido un debate más fundamental.

Los modelos computarizados del clima no incluyen generalmente al agua que llega a los océanos procedente del derretimiento de la capa de hielo.

Por lo que el IPCC tuvo que decidir si excluía ese factor de sus cálculos, o si estimaba el efecto de un proceso que los científicos no entienden bien pero que podría tener un gran impacto.

Han optado por una aproximación más conservadora, proyectando un aumento promedio global de los niveles marinos de entre 28 y 43 centímetros.

El informe de 2001 citaba un rango de entre 9 y 88 centímetros.

Los científicos también respaldaron una teoría que ha sido muy controvertida en años recientes, al concluir que es probable (o sea, que hay una probabilidad mayor a 66%) que el aumento de temperaturas haya contribuido a tormentas tropicales más fuertes en algunas partes del mundo.

Variaciones

El jueves, cuando las discusiones entraban en su fase final, la revista académica Science publicó un informe comparando las proyecciones de IPCC en 2001 acerca de los cambios en la temperatura y los niveles del mar, con lo que efectivamente ocurrió.

Los modelos del IPCC empiezan en el año de 1990, por lo que hay 16 años de datos para comparar.

Los modelos habían pronosticado un aumento de temperatura de entre 0,15 y 0,35 grados centígrados durante este período.

El aumento observado de 0,33 grados centígrados está muy cerca al tope del intervalo establecido por IPCC.

Una imagen más dramática resulta de las comparaciones del nivel del mar.

El nivel promedio observado efectivamente, medido por índices de mareas y satélites, ha aumentado más rápido de lo que IPCC predijo que lo haría por simple expansión termal del agua de mar, y al máximo de lo que el cuerpo científico consideraba posible si se incluían sus estimaciones del derretimiento de los glaciares en áreas terrestres y de capas de hielo.

«Nuestra intención con este estudio era demostrar cómo las temperaturas y niveles del mar han aumentado efectivamente», dijo el jefe del estudio, Stefan Rahmstorf, del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático en Alemania, «porque los ‘escépticos del clima’ han sembrado la duda sobre las proyecciones del IPCC y si éstas son exageradas».

El grupo sugirió que, por el contrario, el IPCC ha sido conservador.

La causa más obvia de la discrepancia, un aumento más rápido de lo esperado en las concentraciones de dióxido de carbono (CO2), ha sido descartada, ya que el aumento observado de CO2 ha seguido de cerca las proyecciones de los modelos.

¿Factor natural?

Otra explicación podría ser que el efecto sobre la temperatura de los aumentos en el nivel de dióxido de carbono en la atmósfera, el factor llamado «sensibilidad de clima», es mayor que lo que los científicos creían cuando construyeron sus modelos de computadora.

Alternativamente, podría ser la variabilidad natural del clima.

«No podemos concluir la causa exacta», comentó el profesor Rahmstorf, «pero no hay duda que, para este período, el clima ha estado cambiando más rápido que lo que predecía el IPCC».

El informe completo de ciencia del clima será distribuido posteriormente este año, así como otros capítulos del IPCC que le darán una mirada al probable impacto del cambio climático, opciones para adaptarse a aquellos impactos, y posibles rutas para reducir las emisiones de gases con efecto invernadero.

Share