<!--:es-->Calderón y el reto de las tortillas<!--:-->

Calderón y el reto de las tortillas

En los últimos meses, el precio de la harina de maíz -con la cual se hacen las tortillas- ha subido en algunos casos hasta 400%, lo que ha provocado fuertes protestas de amas de casa. «Tomaremos todas la medidas que estén al alcance del gobierno federal para evitar una escalada de precios», dijo el mandatario según la prensa local. La prensa también informa que en algunos lugares el precio de la tortilla aumentó 6 pesos (US$ 0,5) el kilo a 10 pesos (casi un dólar) y en otros llego a costar 30 pesos (2,7 dólares). De acuerdo con información oficial, la tortilla aumentó más de 10% el año pasado. Demanda Los incrementos han sido atribuidos a un aumento en la demanda de maíz en Estados Unidos -de donde México importa el grano- para hacer bio-combustible. Calderón indicó que instruyó al Ministerio de Economía y a la Procuraduría Federal de Consumidor (Profeco) para que se ejerza mayor control y se prevengan abusos. Así mismo el gobierno anunció que se investigan denuncias según las cuales algunas compañías estarían manipulando los precios del maíz. «Que apliquen todo el peso de la ley para evitar cualquier intento de especulación o de utilidad que quiera hacerse a costa del hambre de la gente», aseguró el mandatario según la agencia de noticias Reuters. Así mismo, el mandatario mexicano exhortó a la Secretaría de Agricultura elevar los cupos de importación de maíz. En contexto El director de la Comisión Federal de Competencia, Eduardo Pérez, dijo: «Si se detectan prácticas monopólicas, podríamos imponer multas de hasta 70 millones de pesos (US$ 6.4 millones)». El gobierno mexicano eliminó el sistema de subsidios a los productores de tortillas en 1999 cuando las importaciones de maíz procedentes de Estados Unidos resultaron más baratas en el marco de lo acordado en el NAFTA (Tratado de Libre Comercio de América del Norte). El gobierno de Estados Unidos anunció que aumentaría sus cuotas de maíz blanco, dentro de lo estipulado en el NAFTA, para provocar la caída de los precios. Sin embargo, según la agencia de noticias AP, el presidente mexicano dijo que «no me importa si es traído (el maíz) desde miles de kilómetros de distancia, lo más importantes es que esto (la escasez) no sea usado como una excusa para aumentar los precios».

Share