<!--:es-->Beyoncé, una enfermera de primera durante una actuación en Nueva Orleans el pasado viernes.<!--:-->

Beyoncé, una enfermera de primera durante una actuación en Nueva Orleans el pasado viernes.

Además de cantante y sex-simbol, Beyoncé Knowles también tiene un gran corazón y se preocupa mucho por sus fans.

Para dos de ello, su mala suerte fue compensada, y con creces.

El pasado domingo, dos fans de Beyoncé resultaron heridos en un concierto que se celebraba en la ciudad norteamericana de San Luis.

La cantante, que habitualmente utiliza impresionante efectos de pirotecnia en su puesta en escena, se encontraba en mitad de una actuación cuando parte del material incendiario cayó sobre las primeras filas del público.

Dos personas fueron trasladados a un hospital cercano para ser atendidos de sus heridas.

Una vez el concierto hubo terminado, Beyoncé se dirigió inmediatamente a la zona de urgencias del centro hospitalario.

Allí, para sorpresa de los dos fans, les acompañó durante 45 minutos, según ha informado la agencia de Noticias.

«Beyoncé estaba muy preocupada por las personas heridas en el público», afirmó la enfermera jefe del hospital. «No se anunció y nosotros guardamos la discrección para que ella pudiera estar más tiempo con ellos».

La gira mundial de Beyoncé comenzó en abril en Tokio y continúa esta semana en México para terminar en Vancouver en septiembre.

Share