<!--:es-->Barcelona conquista la Champions League<!--:-->

Barcelona conquista la Champions League

Barcelona, se convirtió en Campeón de Europa 2006 al derrotar de manera angustiosa 2-1 al Arsenal en la Final de la Champions League disputada en el Stade de France en París.

El duelo no tuvo futbol brillante, fue muy intenso, con un pésimo arbitraje y una lluvia que fue de menos a más y que afectó un poco el control de la pelota. Arsenal se quedó con un hombre menos por la expulsión del portero Lehmann al 17’ cuando detuvo una opción clara de gol y aunque Giuly mandó de todas formas el balón a las redes, el juez no dio la ley de la ventaja.

Desde ese momento, Arsenal se encerró a piedra y lodo mientas el Barça comenzó ua lucha sorda, tensa, trabajando el partido para la remontada. La voltereta la logró en cuatro minutos, con goles de Eto’o y Belletti gracias a sendos pases de Larsson que fue fundamental.

Así, el Barcelona conquista su segundo título de Europa y su primera «Orejona» desde que el torneo se llama «Champions League». Rafael Márquez, tuvo una excelente actuación, jugó 90 minutos y se convirtió en el primer mexicano en ganar una Final de Europa.

PRIMER TIEMPO

Aprovechando que el duelo arrancó lleno de nerviosismo, Arsenal se metió al área de Barcelona y Thierry Henry se plantó frente a Víctor Valdés, con muchísimas ventajas pero sin poder definir ante una rapidísima salida del arquero culé. En la siguiente jugada, nuevamente el delantero francés del Arsenal sacó un disparo desde el borde del área que volvió a exigir al portero español.

Después de este susto, Barcelona encontró en Eto’o por le lado izquierdo, el respiro que necesitaba para comenzar a manejar la pelota. El camerunés recibía la pelota y la retenía para permitirle a los blaugranas salir y equilibrar el duelo.

Así estaba el partido, muy parejo, con los equipos ya tranquilos, luchando por la pelota y ahí comenzaba a tener mejor rendimiento el Barcelona, siempre aunque aun no tenía peligro en área rival. Sin embargo al 17’, el partido cambió, se encontró con un evento inesperado cuando Eto’o se quedó solo de frente al arco y en la media luna, esquivó una atrabancada salida del portero Lehmann quien lo derribó claramente.

La jugada quedó clara para Giuly que definió ante el marco abierto pero el árbitro decidió no marcar la ley de la ventaja y expulsar al portero del Arsenal por malograr una oportunidad clara de gol. El silbante noruego Terje Hauge tenía otra opción, que era dejar correr la jugada, marcar el gol y amonestar al arquero pero prefirió darle al Barcelona la ventaja del hombre más. El Arsenal tuvo que sacrificar a Robert Pirés para el ingreso del segundo portero Almunia.

El Arsenal se puso nervioso y al 22’ Ebouré debió haber ido expulsado por una plancha clara sobre Van Bronckhorst pero el juez sólo lo amonestó.

Así, el Barcelona tuvo que comenzar a luchar contra una muralla inglesa que se replegaba en propio terreno, manejando la pelota con mucha calma, picando piedra, mientras los ingleses buscaban el contragolpe.

Al minuto 37’, Ebouré se tiró un clavado horrible en el borde del área ingles, dejando a un lado la supuesta teoría «antisimulación» que impera en la liga inglesa e inventó el tiro libre en el que el Arsenal se pondría al frente. Thierry cobró con un centro preciso para Sol Campbell quien con un movimiento excelente se quedó solo frente al arco para rematar de cabeza implacable al ángulo superior a la derecha de Valdés. Era el 1-0 que le regresaba la vida al cuerpo a los ingleses y definía que el partido sería aun más contrastante, con el Barça dominando e insistiendo mientras el Arsenal se defendía a rajatabla.

A los culés les costaba mucho armar jugadas, no se metían al área inglesa y quedaban muy exigidos en todas las jugadas. Fue hasta la compensación de el primer tiempo cuando lograron acercarse al gol cuando una buena jugada de Ronaldinho por el centro le dejó la pelota a Eto’o quien se dio la vuelta de gran manera y ya de cara al arco disparó muy potente pero con un atajadón, el portero Almunia rozó la pelota con el guante derecho y provocó que esta se estrellara en el poste, salvando al Arsenal.

Para la parte complementaria, el Barça adelantó líneas al sacar a Edmilson para el ingreso de Iniesta, buscando acelerar un poco el juego. Así, el duelo se reactivó con Barcelona volcado al frente, sacrificando espacios en su zaga, poniendo a Rafa como último hombre y arriesgando en materia de lo posible. Fue precisamente el recién ingresado Iniesta quien animó el ataque catalán al minuto 52’ con un carretón por el centro culminándolo con un disparo raso que el portero Almunia atajó recostando.

El Barça jugaba a matar o morir y Arsenal tuvo para definir el juego. Entre el 64’ y el 66’, el equipo inglés aprovechó un par de graves titubeos de la defensa culé que debía jugar al mano a mano, pero no pudieron definir. La primera fue de Henry y la segunda de Ljungberg. Sin embargo, al 69’ llegó la más clara de Henry para matar el partido, de frente al arco, pero el francés quiso tocar suave y se la regaló a Víctor Valdés.

Barcelona intentaba una y otra vez, con mucha fuerza, paciencia y buscando variantes, aunque se estrellaba con la muralla inglesa que ya se olvidaba de todo “jogo bonito” y aplicaba las mañas más antiguas para que el tiempo pasara. La lluvia que se sentía ya con considerable intensidad, no le ayudaba al equipo culé y en cambio si a los ingleses quienes en los desdobles aprovechaban los piques de la pelota ante la cada vez más escasa defensa catalana. Clara muestra de lo que estábamos viendo en el campo es que a los tiros de esquina iban sólo dos rematadores ingleses.

Barcelona comenzó a insistir por el centro, a picar piedra con paredes rápidas. Las bandas se habían vuelto una mala opción pues los centros no estaban surtiendo el efecto deseado. Entonces, fue cuando Henrik Larsson, quien había ingresado al minuto 60’, se convirtió en el hombre que jugando como poste, le daría al Barcelona los goles del triunfo.

Al minuto 64’ se rompió la muralla inglesa cuando de primera intención dejó solo a Eto’o en la derecha del área. El camerunés controló y definió de gran manera en el primer poste, por el único huequito que dejaba el arquero Almunie. Era el 1-1 y con este tanto, el Arsenal que estaba en posición totalmente defensiva, había quedado ya muy mal parado; ellos apostaban a mantener el cero en su arco y con este tanto, que había acabado con su racha de 995 minutos sin recibir gol en Champions, estaban en bandeja.

Barcelona lo sabía y no dejó ir la presa, así, cuatro minutos después, Larsson intervino en otra triangulación, ahora tocando desde línea de fondo en el lado derecha, ahora para dejar solo a Belletti quien casi sin ángulo sacó un balazo que se coló por entre las piernas del arquero Almunia y se convirtió en el 2-1, el gol de la diferencia, el gol que valió la “Orejona”.

El partido no tendría más, estaba definido y el tiempo corrió no sin cierta angustia ante los pelotazos largos del Arsenal y una falta durísima sobre Rafael Márquez que puso a temblar a todo México pero que afortunadamente para las aspiraciones de la Selección Mexicana, no pasó a mayores.

Share