<!--:es-->Alumnos de primaria cargaran nuevamente mochilas que pesan más de ocho kilos<!--:-->

Alumnos de primaria cargaran nuevamente mochilas que pesan más de ocho kilos

Puebla, México.- A las 13 horas la campana sonara y decenas de niños de diferentes instituciones escolares de esta ciudad, después de que inicie este próximo siclo escolar, saldrán intempestivamente de las aulas, afuera, las madres y padres de familia esperaban acalorados la llegada de sus retoños, los cuales, a su corta edad, viven a diario un «vía crucis» escolar por el peso excesivo de los materiales que acarrean en sus mochilas.
Pequeños estudiantes, de entre los 6 y 12 años, cargan a diario de ocho a nueve kilos de útiles, que hacen de la hora de salida un «tormento» que poco a poco han aprendido a sobrellevar junto a los padres, quienes acuden presurosos, entre el tráfico y los intensos rayos del sol, a socorrer a los cansados pupilos.
Esta reportera se acerco a los padres del Centro Escolar Niños héroes de Chapultepec, al momento de llevar a cabo la entrega de útiles para conocer sus puntos de vista, sobre el peso excesivo que traen sus hijos (as) en sus mochilas, de en donde uno de ellos dijo,»Sí pesa mucho la mochila, pero no nos queda otra que ayudar con ella porque a veces les duele la espalda».
Una madre del segundo grado, externo, acarrea a diario el libro integrado, los de matemáticas, español, lecturas, guía didáctica, para colorear, una carpeta, tres cuadernos, un estuche con lápices y colores, borradores, un galón con agua.
–¿Todo eso necesitas para estudiar?, se lo preguntó.
–«Sí, ocupan todo, porque si no lo traen los regaña la maestra», respondió.
La niña Ariadna de tercer grado, quien también estudia en la citada institución, manifestó que le gustaría dejar sus libros en la escuela y sólo llevarse el cuaderno de tareas a casa, ya que son muchos y no caben los útiles».
Entre sonrisas y caras soñolientas, acudirán ilusionados a recibir los conocimientos que les servirán en el futuro para ser independientes, pero denotan cansancio cada vez que se trata de llegar o salir de la escuela, pues los espera la pesada «carga».

Share