<!--:es-->«ALMA DE MEXICO» 
DIFUNDE LA CULTURA 
MEXICANA<!--:-->

«ALMA DE MEXICO» DIFUNDE LA CULTURA MEXICANA

En un ángulo de la multicultural ciudad de Los Angeles hay un espacio dedicado a la preservación de la historia y las tradiciones mexicanas. En ese sitio, de flor y canto, ha encontrado refugio el espíritu del azteca, la sabiduría del maya, el alma del mariachi y la figura del aguila y el nopal. Se trata de cuatro tiendas que han trascendido de lo comercial a lo cultural, y cuyo nombre preciso y justo es ALMA DE MEXICO. Hace cuatro años, el 22 de Noviembre de 2002, Julio Velazquez y Concepción Rivero abrieron un bazar de artesanías mexicanas en la ciudad de Wilmington. Esta tienda no sólo tuvo una pronta aceptación mercantil, sino que poco a poco atrapó la magia y esencia de México de sur a norte.
De ese primer bazar nació otro, luego uno más y hoy son cuatro tiendas de artesanías mexicanas, una de ellas de venta al mayoreo y dedicada también a la fabricación.
El éxito de esta empresa fue que la oferta logró satisfacer la amplia demanda. Pero poco a poco las tiendas de artesanías creadas por los esposos Julio y Concepción, además de representar una fuente de empleos y de ingresos económicos, se convirtieron en un espacio para conservar y difundir la historia, cultura, tradiciones y el concepto de la patria mexicana.
En estas tiendas, no sólo hay mucho que ver, sino mucho que oler, que tocar, que escuchar y que aprender. Aquí el antiguo portón al tiempo, a la historia y a la nostalgia por México se quedó abierto.
Trompos, baleros, matracas, yoyos de madera; ollas y adornos de barro, trajes típicos, loterías, serpientes y escaleras, oleos y acuarelas; fotos, camisetas, huaraches, suéteres, muebles, joyería, figuras de papel y hojalata, sombreros y hasta penachos, son algunos de los artículos que se pueden encontrar en las tiendas ALMA DE MEXICO y ALMOLOYAN. En estos bazares se expenden objetos que evocan al mundo prehispánico y a la Independencia, a la Revolución y a la época moderna. Aquí, hay algo de lo que se produce en cada región de allá, de lo hecho en México.
El asunto va más allá porque a través de estas tiendas se crean talleres para enseñar artes manuales a los niños y a sus padres, se promueven danzas regionales mexicanas, se prestan trajes regionales en diferentes escuelas, se narran pasajes de la historia de México y de acuerdo a las diferentes temporadas conmemorativas, se realizan diversas actividades.
Por ejemplo, durante las Fiestas Patrias se difunde la historia de la Independencia de México; mientras que para el «5 de Mayo» y para la celebración de la Revolución, se patrocinan bailables típicos con presentaciones gratuitas en las escuelas. Además, cada año el Día de Muertos las tiendas ALMA DE MEXICO y ALMOLOYAN montan un tradicional altar, que por cierto, en esta ocasión, será dedicado a las mujeres muertas en Ciudad Juárez y a los cientos de migrantes que fallecen al intentar cruzar la frontera de los Estados Unidos. En tanto que, para la temporada navideña, se monta un «nacimiento» y se participa en la organización de posadas.
Los artículos que se venden en las tiendas son también acordes a las diferentes celebraciones mexicanas. La idea general es que la gente no se olvide de donde viene, que los niños se sientan orgullosos de su identidad y que las personas de otros países y razas conozcan un poco más de la cultura mexicana. De hecho, invariablemente las tiendas son visitadas no sólo por mexicanos sino por gente de otras nacionalidades y etnicidades.
Dos de estas tiendas, hogares de las tradiciones mexicanas, están ubicadas en Lynwood y dos más en Wilmington. El proyecto a futuro es llevarlas al norte de California y posteriormente expandirse a otras entidades de los Estados Unidos.
Del son al jarabe, de los chinelos a los concheros, del trompo a la piñata, de Moctezuma a Villa, de Cuahutémoc a Zapata, de Hidalgo a Morelos, de Cantinflas a Pepe el toro, del Santo a Blue Demon, de allá para acá; la cultura mexicana vive aquí, en las tiendas AlMA DE MEXICO y ALMOLOYAN.

Share