Alimentos que no deben faltar en una dieta balanceada

A veces no ponemos suficiente atención a la alimentación, creyendo de manera equivocada que los impulsos de comer deben ser satisfechos solamente desde el punto de vista de la sensación de hambre. 

La nutrición va mucho más allá porque plantea la posibilidad de ingerir alimentos de forma inteligente y así fortalecer nuestra salud y el sistema inmunológico. Estos son los grupos de alimentos que debes consumir diariamente.

Las proteínas son vitales para el buen desarrollo de las células. Están encargadas de dirigir la mayor parte de los procesos vitales. Una dosis diaria de proteína es recomendada para asegurar el funcionamiento adecuado de los distintos órganos del cuerpo humano. Los alimentos que provienen de fuentes biológicas como el huevo y los lácteos son fuentes esenciales de proteína. Las carnes, el pollo y el pescado aportan una cantidad considerable de proteínas necesarias.

Las grasas esenciales son los ácidos grasos que el organismo no puede producir y que deben ser consumidos dentro de la dieta para fortalecer facultades neurológicas, prevenir enfermedades cardiovasculares, fortalecer el sistema inmunológico y muchos otros beneficios. Estas grasas son conocidas como Omega 3 y 6 y se derivan de alimentos como los aceites de soya y de oliva, los frutos secos, los pescados, los cereales, las frutas, entre otros.

Los cereales son las semillas de las plantas gramíneas: el trigo, la soya, la cebada, la avena y el arroz, entre otros. Son ricos en minerales, vitaminas, fibra y son excelente fuente de hidratos de carbono, los encargados de producir energía. Dentro de este grupo de alimentos están las pastas y el pan. Los cereales integrales contienen la corteza en sus semillas, esto hace que sean más nutritivos y saludables.

Las verduras son ricas en vitaminas y minerales. Contienen propiedades antioxidantes, fibra, hierro y muchos nutrientes más que necesita el cuerpo para su funcionamiento. Dentro de este grupo están: zanahoria, tomate, cebolla, repollo, pimentón, lechuga, espinaca, remolacha, arvejas, etc.

Las legumbres son la segunda fuente de proteína, luego de la del animal. Son la base de la alimentación del mundo entero debido a su abundancia y fácil preparación. Son bajas en grasa, contienen fibra y ayudan a controlar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Las frutas son una de las fuentes nutritivas más benéficas en la dieta humana. Aportan vitaminas, fibra, agua y son determinantes para el funcionamiento gastrointestinal, tienen propiedades antioxidantes, ayudan a mantener la salud de la piel, son bajas en grasas y tienen elementos que influyen en la salud del sistema circulatorio.

Share