4 razones por las que el bebe muerde

1. Explorar: El niño uti- liza el mordisco, junto al olfato, la vista y el tacto, para explorar y conocer el mundo, aunque sea la mano de otro niño, un juguete o la colcha.
En estos casos, suele bastar una orden para parar (“No, no muerdas”).

2. Reclamar aten- ción: El niño muerde porque
no es capaz de atraer la atención de los adultos o de sus compa- ñeros de juego de otra manera.
En este caso, hay que explicar al pequeño agresor que no debe hacerlo más y que, así, hace daño a los demás.
Con firmeza, enséñale a expre- sar sus frustraciones con
palabras y sin dañar a los demás.

3. Defenderse: El niño muerde para defenderse del miedo a ser atacado por otros niños.
En estos casos, puede ser útil tranquilizarle haciéndole sentir protegido y explicándole que na- die le amenaza.

4. Controlar la
situación: El niño tiene una fuerte necesidad de au- tonomía y control. Cuando com- prueba los efectos del mordisco sobre los demás, se siente aún más fuerte y potente.
Para disuadirle de su actitud, hay que mostrarle los comportamientos correctos (educación en positivo), como compartir los juguetes o dar las gracias, y convencerle de que puede ob- tener el respeto de los demás sin necesidad de imponerse me- diante la violencia.

Share